30 de marzo de 2011

Semáforo Rojo

   Nunca supe lo lejos que estaba de la realidad. Ahora que abro los ojos, no puedo evitar sentirme como una minúscula miga entre todas las patatas fritas de la bolsa. Pienso seguir caminando a pesar de esto pero, cada vez que lo intento, me quedo atascada por un semáforo rojo que me indica que no puedo pasar. Yo espero y espero, pero nunca se pone verde. Lo único que puedo hacer es seguir esperando a que algún día se ponga verde y pueda pasar.
    Aunque claro, también podría pasar por la carretera olvidando que el semáforo está rojo, pero esa carretera esta llena de cochesque pasan sin cesar y no paran de hacer ruido que duelen los oidos y de hechar humo. Es evidente que tendré que esperar a que se ponga verde.

3 comentarios:

nubedealgodón dijo...

Y si lo pintamos de verde nosotras mismas? :)

Blubel dijo...

Jaja! no se me habia ocurrido :D

David Criado dijo...

Para todo ha tiempo
incluso para esperar en el rojo
ahora, la vida no espera
hay momentos en los que debemos dar vuelta
las reglas y poner un pie sobre el otro.
dejarse llevar.


Saludos =)